El aceite de CBD es un extracto de cannabis que se utiliza en la medicina moderna como suplemento dietético. Este aditivo bioactivo puede utilizarse en el tratamiento de una amplia gama de patologías.

El aceite de CBD se extrae de variedades legales de cannabis, es decir, aquellas en las que el contenido de CBD es máximo, y el contenido del otro componente psicoactivo del cannabis
tetrahidrocannabinol es insignificante. En la mayoría de las jurisdicciones, las variedades con un contenido de THC no superior al 0,2% se consideran legales.

El aceite de CBD está destinado al uso oral tanto con alimentos como en forma de suspensión independiente. La dosis diaria es de 1 a 5 gotas, y en casos graves – hasta 10 o más gotas. Los expertos médicos no
recomiendan comenzar un tratamiento de aceite de CBD con la dosis máxima. El suplemento bioactivo debe tomarse en pequeñas dosis. Al mismo tiempo, no se ha registrado ningún hecho de sobredosis de aceite de CBD
por el momento. Tampoco hay datos sobre contraindicaciones, salvo la intolerancia individual al extracto de cannabis.

El espectro de patologías en las que se recomienda el uso del aceite de CBD incluye la diabetes mellitus, la epilepsia, el autismo, las náuseas, las enfermedades autoinmunes y otras patologías, cuya lista es
en constante expansión.

Más: Gummies de CBD, aceite para vapear de CBD

This post is also available in: English (Inglés) Deutsch (Alemán) Italiano