A pesar de que el mecanismo de acción del CBD no se conoce del todo, la práctica médica sugiere que el aceite de CBD y otros medicamentos que lo contienen pueden regular el dolor debido al efecto del cannabidiol sobre los receptores opioides y los receptores de glicina. La parte progresista de la comunidad médica declara la eficacia del aceite de CBD en el tratamiento de las siguientes patologías:

  • Dolor crónico
  • Depresión
  • Anorexia
  • Ansiedad
  • Adicción a las drogas y síndrome de abstinencia
  • Epilepsia
  • Glaucoma
  • Insomnio
  • Espasmos musculares
  • Enfermedad de Parkinson
  • Hipertensión

El aceite de CBD también tiene un efecto antiinflamatorio y analgésico. Al mismo tiempo, no provoca efectos secundarios, por lo que puede utilizarse para todas las patologías mencionadas sin riesgo de sobredosis. Sin embargo, se aconseja a los pacientes que consulten previamente con su médico antes de tomar aceite de CBD o cualquier otra forma de cannabidiol.
A pesar del escaso número de estudios realizados en pacientes que utilizan aceite de CBD, la medicina occidental afirma que este producto puede convertirse seriamente en una alternativa a muchos analgésicos, incluidos los de origen opiáceo.

This post is also available in: English (Inglés) Deutsch (Alemán) Italiano